in , , , , ,

Héctor Soberón estrenaría hijo nuevo el 2022 y sin haberlo conocido antes!

En 2016, Brigitte Karen Rivera Viruega demandó a Héctor Soberón para comprobar la presunta paternidad de su hijo de 10 años. Por tercera ocasión, el actor no se presentó al Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México para la toma de muestras biológicas para el desahogo de la prueba pericial en genética, proceso que demostrará si es o no el padre del menor. Es así que el abogado de la demandante aseguró que de no presentarse el juez podría imputar la paternidad por presunción.

El licenciado dejó saber que este retraso perjudica a la continuación del proceso. Además externó que bajo el derecho que le corresponde al actor de no someterse a una prueba de ADN existe una condena por las manifestaciones por parte de la demandante. ¿a qué tendría que atenerse Soberón si en efecto es el padre del menor?

Por su parte el actor ya había respondido ante esta problemática. “no hay manera” de que le imputen la paternidad del niño: “No me interesa, para eso está el abogado, hay un niño que tiene un acta de nacimiento certificada por dos papás, no hay manera de que quieran imputármelo […] Yo no voy a estar disponible a los caprichos de una mujer que quiere hacer que vaya a cada ratito”

Al actor no le preocupa que el juez dicte la paternidad por presunción:

“Hay una jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia, dice que la paternidad es completamente revocable, entonces suponiendo sin conceder como hablan los abogados, no tengo ninguna obligación moral, económica, nada hacia el menor

Aquí solamente es saber el origen biológico, entonces no hay nada que a mí me ate hacia dicha persona”, señaló. Finalmente, dijo que el tribunal deberá dar solución al proceso: “Que las autoridades competentes den la solución porque esto no sea un problema mediático”.

PARA VER EL VIDEO DA CLIC AQUÍ

 

Written by Sam

Kalimba está decidido a casarse y tener más hijos este 2022 “Me gustaría tener unos hijos más, unos dos más, casarme”

Paul Stanley ¡se casa!